Aún me cuesta hacer la cama

Tan espiritual,
que pude escapar
de todo aquello
que no supe afrontar.

Y qué manera
de ignorar
lo que sabía
que andaba mal.

¿Acaso fue un escape
el volvernos espirituales
para no lidiar
con problemas terrenales?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *